Mujeres de la Física y la Geología hablan de ciencia

Estamos orgullosos de presentarles a dos científicas de la Universidad de Barcelona, que desarrollan con éxito tareas relacionadas con la explotación de la energía geotérmica.

En esta breve entrevista, dos mujeres contemporáneas representando a dos generaciones nos hablan de su carrera profesional, del reto de conciliar la vida laboral y familiar, y de su papel y expectativas dentro del proyecto PIXIL. 

Gemma Mitjanas y Pilar Queralt, cuál es vuestra profesión y cuántos años lleváis involucradas en el mundo de la investigación? 

Pilar - Me doctoré en Ciencias Físicas en diciembre de 1989. O sea, que llevo muchos años en el mundo de la investigación universitaria, en particular en el campo de la Geofísica. Actualmente, soy Catedrática de Física de la Tierra

Gemma - Antes de empezar, me presento brevemente. Me llamo Gemma, tengo 25 años y soy de un pueblo de la Costa Brava. Soy geóloga por la Universidad de Barcelona, donde también hice el máster de geología y geofísica de reservorios.

Actualmente estoy trabajando en la tesis doctoral. Mi investigación se orienta principalmente, en la aplicación de métodos geofísicos en el estudio de sistemas geotermales. Justo he empezado mi tercer año de tesis, por lo tanto, mi visión es la de una investigadora con poca experiencia en el sector.

        -  ¿Que las motivó a seguir el camino de la investigación?

Pilar - Desde muy joven me encantaba el estudio de la naturaleza y de las matemáticas, que es su lenguaje. La investigación me resultaba apasionante, porque te estimula a plantearte preguntas y problemas, y buscar su respuesta o solución.

Gemma - La verdad es que siempre he tenido bastante claro que quería acabar en el mundo de la investigación, sintiéndome fácilmente atraída por proyectos de indagación, como son los trabajos de final de grado o máster. Supongo que, dicha afinidad y determinación, sumada a la suerte de haberme encontrado con investigadores e investigadoras que me han acompañado en los distintos proyectos, han resultado en pura motivación para seguir en este camino. 

        -  ¿Qué desafíos/obstáculos encontraron para continuar esta carrera? 

Pilar - El mundo de la investigación tiene también componentes menos atractivos, pero necesarios. Hay momentos áridos, que no ves resultados. Y como carrera profesional es muy competitiva y se corre el riesgo de que se deshumanice la ciencia: Tienes que estar atenta y crítica con algunas dinámicas que se generan.

Por suerte, con el tiempo, conseguimos formar un equipo de trabajo. Es fundamental, crear espacios donde se colabore y se comparta conocimientos y medios. También que sirva de apoyo a todos los niveles.

Gemma - Me reitero al comentar que llevo poco tiempo en la investigación, así que, por ahora, mi desafío más grande ha sido entrar en este “mundo”.

A diferencia de la generación de nuestras madres y abuelas, en la nuestra, a veces se da por hecho que, por poco que se pueda, hay que ir a estudiar a la universidad. En mi opinión, este “boom” de estudiantes universitarios y las pocas ofertas de trabajo, hacen que muchos jóvenes escojan dedicarse a la investigación, dificultando conseguir becas por el alto grado de competencia que se ha generado

       -  ¿Vieron alguna confrontación entre elegir la carrera de investigación y vuestra vida personal?

PIlar - Al principio sí, hay un momento que te “desencantas”. No ves salidas, y de joven a veces las condiciones de trabajo son precarias. También porque no sabes cómo encauzar tu pasión por la ciencia con otros intereses personales o preocupaciones más humanistas y sociales. Hoy la investigación está más cerca de los problemas sociales, pero no siempre ha sido así.

Gemma - Viendo ejemplos de estudiantes de doctorado que han terminado recientemente, me llama la atención un aspecto que se repite bastante y, que creo que podría acabar confrontando mi carrera de investigadora con mi vida personal. Me refiero a las pocas oportunidades que se dan a los investigadores de continuar su investigación en este país. Muchos, por no decir todos mis compañeros que han terminado la tesis, han tenido que salir a continuar su carrera como investigadores e investigadoras fuera del territorio, y eso, claramente, afecta a la vida personal. Tener que separarme de mi familia, pareja o amigos por trabajo, imagino que, me generaría un duro y amargo dilema, principalmente por tener cambiar lo que es hoy mi vida. 

       -  ¿Qué les gusta del proyecto PIXIL? ¿Cuál es vuestro aporte?
 
Pilar - Me gusta que busque la sinergia entre las Ciencias de la Tierra y las Ciencias Computacionales, y que su aplicación sea a la Geotermia. Una energía limpia que nos regala la Tierra.

En el proyecto PIXIL nuestro grupo aporta su experiencia Geofísica: tanto aporte de datos como de modelos realista que permitan validar los nuevos algoritmos matemáticos que desarrollan otros socios del proyecto 

Gemma - En referencia al proyecto PIXIL, la parte con la que me quedo es el hecho de que sea un proyecto multidisciplinar. Hay que unir fuerzas para el crecimiento de la energía geotérmica. Nuestro territorio tiene mucho futuro en el sector de la geotermia, y PIXIL es una potente oportunidad de colaborar con gente experimentada tanto del nuestro, como de otros países, y que además pertenecen a variedad de sectores: empresarial, académico o administrativo.

Por ahora, mi aporte en PIXIL ha sido enseñar cómo hemos utilizado la geofísica para estudiar un sistema geotérmico en la Conca del Vallès, a unos 40 km de Barcelona. Todo con la intención de colaborar y compartir ideas y visiones para la mejora de la exploración y aplicación de este recurso.

       -  ¿Qué mensajes les darían a las jóvenes que desean dedicarse a la carrera de investigación?

Pilar - Que busquen poder trabajar en lo que las apasiona, y que, si no es fácil encontrar por dónde avanzar, que tengan paciencia y sean perseverantes. Al final encontrarán su lugar. Y que busquen siempre poder crear un grupo de trabajo donde crecer profesionalmente y humanamente. 

Gemma - A las futuras investigadoras les diría, adelante. Tarde o temprano salen oportunidades si una le pone ganas y esfuerzo.
Cabe decir también que hay que tener la mente abierta a distintas posibilidades y estar dispuesto a hacer algunos sacrificios personales.  Aun así, no tengo ninguna duda de que este sector no defrauda. Con lo poco que llevo, he podido apreciar cómo te permite estar aprendiendo continuamente, conocer variedad de gente, de disciplinas distintas, y viajar alrededor del mundo.

Más sobre Gemma
www.linkedin.com/in/gemmamitjanas/
 

Más sobre Pilar
https://webgrec.ub.edu/webpages/000009/cat/pilar.queralt.ub.edu.html
https://www.researchgate.net/profile/Pilar-Queralt