Relevando el potencial geotérmico de los Pirineos

Cómo el Valles Oriental está contribuyendo a la exploración de los recursos geotérmicos pirenaicos y globales

 

En el actual contexto de transición entre un sistema basado en los combustibles fósiles a otro basado en las energías renovables, se espera que el papel de la energía geotérmica sea de gran importancia. En la llamada transición energética, la energía geotérmica puede contribuir doblemente, proporcionando energía calorífica o eléctrica. El aprovechamiento de una o ambas depende de las condiciones del medio natural (alta, media o baja entalpia) y de las necesidades de suministro (abastecimiento domestico de pequeña escala o urbanos de gran escala). Sin embargo, a pesar de la flexibilidad y avances en las diferentes técnicas y medios disponibles para la explotación de este recurso, la energía geotérmica sigue estando infrautilizada. Esto es especialmente cierto en el sector de la energía geotérmica de gran profundidad en España, cuyo desarrollo esta muy por debajo de la media de nuestros socios europeos, a pesar del claro potencial existente en zonas como el Pirineo.

 

Entonces, ¿cuál es el cuello de botella en el proceso de explorar, diseñar, implementar y explotar una instalación de geotermia profunda?

 

En España los obstáculos parecen comienzar justo al inicio del proceso. En nuestro país la mayor parte de los proyectos de geotermia profunda cuya licencia de exploración ha sido concedida están paralizados o cancelados por la dificultad de encontrar financiación ya en esta etapa inicial[1]. El proyecto PIXIL tiene como objetivo intentar aliviar los costes iniciales de exploración, proporcionando nuevas herramientas para la exploración del potencial geotérmico del subsuelo. Una mejor caracterización del subsuelo implica menor incertidumbre a lo hora de diseñar una instalación, y esto se traduce a su vez en una reducción del riesgo en la inversión inicial.

 

En este contexto regional, la anomalía geotérmica de La Garriga – situada en el Valles Oriental, zona urbanizada cercana a Barcelona – juega un importante papel como uno de los casos de estudio dentro del proyecto PIXIL. Controlada por la Falla del Valles, la geotermia de La Garriga es representativa de la mayor parte de sistemas geotérmicos presentes en el Pirineo. Esta es una manifestación geotérmica históricamente conocida y explotada, que ahora la Universidad de Barcelona esta estudiando en colaboración con el resto de socios del proyecto PIXIL. Entender en profundidad este sistema nos proporcionará información sobre los mecanismos que controlan muchos de los sistemas geotérmicos presentes en el Pirineo. Y aun más importante, nos servirá como caso de estudio para probar algunas de las nuevas herramientas de inversión geofísica generadas en el marco del proyecto, las cuales contribuirán a mejorar y facilitar la exploración de recursos geotérmicos en el futuro.

 

[1] Arrizabalaga I., De Gregorio M., De Santiago C., García de la Noceda C., Pérez P., Urchueguía J. F. (2019). Geothermal Energy Use, Country Update for Spain. European Geothermal Congress 2019, Den Haag, The Netherlands, 11-14 June 2019

 

Figura: Perfil de ERT (Electric Resistivity Tomography). Valores de resistividad obtenidos en una sección transversal  perpendicular a la Falla del Valles a la a la altura de Samalús. La transición entre valores altos (azul) y medios (verde) indica la posición he inclinación de la falla (Gemma Mitjanas 2018, PIXIL-UB)